Cálidos recuerdos: Desayunando arepa

      De a poco en mis sueños iba entrando el olor a maíz quemado en el budare de hierro grueso que aún tiene mi mamá. Es muy temprano, el sol aún estaba saliendo, sonreía sin abrir los ojos porque sabía que estaba haciendo arepas. Bajaba las escaleras, la cafetera sonando, ya se iban sumando olores. Caraotas negras, huevos con tomate y cebolla perfectamente cocidos y cremosos, el olor a la nata y el queso fresco, incluso el olor al trapo con el que cubría las arepas para mantenerlas calientes.

      Era una mesa grande, me sentaba de primero porque no aguantaba las ganas de empezar el ritual de la arepa en familia, aunque no podía tocar nada de lo que estaba en la mesa hasta que mi papá y mis hermanos se sumaran a la fiesta.

     Ya iba armando combinaciones de sabores en mi mente, porque de eso se trata, la arepa no es más que la manera más mágica de comer maíz blanco. Si bien evolucionó, desde la época de la colonización, es harina de maíz blanco, precocida, que se hidrata con agua salada, la cuál se puede, asar, freír, hervir y hornear, demasiado noble como para no respetarla y mirarla como el pan de cada día de todos los venezolanos.

      Puedes rellenarla, prácticamente con todo, si bien tiene sus formas populares, como la “reina pepiada”, que es pollo mezclado con aguacate, cilantro, limón, y arvejas, o la dominó, queso fresco con caraotas negras. A la hora de armar tus propias arepas, no hay límite creativo que te impida rellenarla como más te plazca.

      Todos ya sentados en la mesa, empezaba la fiesta! Pasamos la cesta, con las arepas cubiertas con un trapo tan limpio que olía un poco a detergente. Tiene su técnica, que vas desarrollando a la vez que vas comiendo arepas, que es prácticamente todos los días. La punta del cuchillo entra muy suave por un costado de la arepa, y la vas abriendo mientras te vas quemando, ya ahí te despiertas. PUF! Una nube de vapor caliente, con olor a maíz te pega en la cara cuando la abres por completo, no puedes dejar que se enfríe demasiado. Pones la nata, la manteca, el queso y la cierras de vuelta hasta que se funda, mientras vas pidiendo los otros ingredientes.

     Caraotas negras, queso fresco, carne mechada refrita del almuerzo anterior (Todo lo que sobra de las noches y días anteriores, como carne, vegetales, y granos, se ponen en la mesa previamente sofritos, para usar como relleno), aguacate y cualquier cantidad de ensaladitas que a mi madre se le ocurrían en el momento, como tomate, cebolla, aguacate y cilantro, con un chorro de vinagre y aceite (pico de gallo),para poner más cosas en la mesa.

     Café con leche, si había alguna fruta, se hacía jugo. Sigo comiendo, viendo las combinaciones de mis hermanos, siempre intenté “inventar” combinaciones nuevas, como la dominó, pero con pico de gallo adentro, o carne mechada con queso fresco y aguacate. Mientras mi mamá, seguía poniendo en la mesa más arepas calientes, por ahí le gritabamos; “Mamá siéntate a comer” y ella respondía ; “Ya voy, cómete otra arepita”, mientras me acariciaba la cabeza.

Esto fué hace más de 15 años, antes de que comenzara a cocinar profesionalmente, antes de la escasez, antes de Chávez, antes de Maduro, líderes del caos, el hambre, la pobreza y la violencia. Antes de volar a Argentina buscando seguridad y un futuro mejor, donde me formé, estudié y comencé proyectos propios, relacionados con gastronomía venezolana, algo que ha estado siempre presente en mi vida.

       Ya a esta altura, estábamos plenamente contentos, terminando el desayuno, compartiendo, ayudando a limpiar la mesa, y en el fondo escuchabas a mi papá decir, “Familia que come unida, permanece unida”, y eso,es la arepa para nosotros, unión y felicidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s